@JoaquinCalonge / mayo 16, 2019

Hábitos saludables en el trabajo, o por qué 1 hora de gimnasio no compensa 8 horas sentado.

En INNN ya hace algunos años que conseguimos conciliar la vida laboral con la personal. En cambio, el reto de conciliar la laboral con una vida saludable se nos resistía. Propuestas a contrarreloj, entregas urgentes, mails de última hora… nos llevaban a convertir la oficina en un festival hipercalórico. La vorágine de concursos, campañas y cumpleaños hizo que la apodáramos cariñosamente la ‘foficina’. 

Por ello, hace algunas semanas invitamos a Anabella Lara, experta en asesoramiento nutricional, a que diera un Aprenday sobre hábitos saludables en el espacio de trabajo. Su reveladora charla nos abrió los ojos a la par que nos cerró la boca (que falta hacía). Exprimimos al máximo sus conocimientos sobre dietética y nutrición para al final descubrir que lo mejor es la pieza de fruta entera, que nada de zumos.

Como en INNN somos muy de compartir, aquí dejamos algunos consejos para que el picoteo en horas en el trabajo no arruinen ni la salud de hierro ni los cuerpos esculturales que gasta nuestro equipo.
 

¿Tupper o comida precocinada? La eterna lucha entre comodidad y salud.

Son muchas las personas que se ven obligadas a comer en la oficina. Esto puede ser un hándicap o una oportunidad, según se mire. Sumarte al ‘batch cooking’ puede parecer muy moderno, pero no es más que planificar tus comidas una vez por semana (la tarde del domingo es muy tonta para eso) y pegarte el lote de cocinar. Así evitarás tirar de precocinados altamente calóricos y, a veces, difícilmente comestibles. También existen preparados saludables en el supermercado, como ensaladas.

Ni todo el monte es orégano, ni todos los hábitos saludables están relacionados con la alimentación. La actividad física y el descanso cumplen una función muy importante a la hora de preservar nuestra salud frente al ordenador. 

Anabella Lara | Comer en el trabajo

Algo está cambiando en INNN

  • El desayuno es obligatorio

¿Seguro? Anabella nos contó que no es necesario ‘obligarse’ a comer para rendir en el trabajo. La regla es muy clara: come cuando tengas hambre (hambre de verdad, no gula) y toma decisiones inteligentes. A las 8 de la mañana parece complicado, pero evitando comprar productos de bollería industrial y procesados te ahorrarás un disgusto a final del día. 

  • ¿Qué beber en la oficina? Más claro, agua

A parte de ser importante para el organismo y su correcto funcionamiento, beber durante la jornada laboral puede ser una muy buena excusa para estirar las piernas cada 30 o 40 minutos. En INNN se han tomado muchas decisiones importantes frente a la nevera.

Sin duda el agua es siempre la mejor elección, aunque de vez en cuando un café solo o cortado o un té puede servirte de sustitutivo. Los refrescos, bebidas azucaradas y cervezas las dejamos para el viernes a partir de las 3pm.

  • Las máquinas de vending y el kiosco de abajo no son tus amigos

Los aperitivos a media pueden ser el demonio. Con la mente frita por dos sesiones de brainstorming y una propuesta de campaña, tu cerebro grita "¡Dame glucosa!". Y tú, obediente, bajas y te haces con productos que harían llorar a Carlos Ríos.

El mejor consejo que podemos darte es: planificación. Sabemos que no suena tan ‘sexy’ como una bolsa de patatas fritas, pero una pieza de fruta, un puñado de frutos secos o una onza de chocolate negro son la mejor opción. La realidad es que si tu organismo está educado en buenos hábitos, no necesita comer cada 3 horas para regular la ansiedad que produce la siguiente comida.

  • Una hora de gimnasio no compensa 8 horas sentado

Sí, a nosotros también nos dolió escucharlo. Sabemos que parece difícil, e incluso injusto, pero es así. Por ello, Anabella nos aconsejó buscar oportunidades en el día a día para levantar el culo de la silla

Algunas ideas: ir al trabajo caminando o en bici, aparcar el coche más lejos, subir por las escaleras (nuestra oficina está en un 5º), reuniones paseando, etc. Ejemplos nos sobran, excusas también. 
 

  • Duerme entre 7-8 horas al día

La falta de descanso, el estrés y la obesidad están estrechamente relacionados. Y las entregas a primera hora a veces también. 

Tu cuerpo necesita un mínimo de descanso diario, y trasnochar para ver el último capítulo de Juego de Tronos puede resultar apetecible, pero no es recomendable. Al cansancio y la empanada mental se suma una mala decisión a la hora de comer. No dormir bien altera nuestras hormonas e intentamos suplir esa falta de sueño con un extra de ‘guarrerías’ ultraprocesadas
 

El tupper del que tu madre estaría orgullosa

Aquí somos muy de investigar. Hemos echado un ojo a diversos blogs de nutrición y lo cierto es que existen muchas recetas perfectas para comer en el trabajo que, además de sanas lucen apetitosas.

Hamburguesas de salmón

 

  1. Tupper de hamburguesitas de salmón y arroz, con brócoli estilo asiático: si eres el típico “cocinitas” puede ser una buena idea. Esta receta de Fit Happy Sisters es saludable y al mismo tiempo bastante sabrosa, por lo que es ideal para una intensa jornada laboral.
  2. Pollo con pico de gallo, ensalada y falsas patatas fritas: es perfecta para aquellos que después de la jornada laboral se van al gimnasio. En el blog de Transformer puedes descubrir cómo prepararla.
  3. Albóndigas de calabaza al curry de manzana y piña: no nos olvidamos de los vegetarianos, por lo que aquí os traemos esta receta que será la envidia de vuestros compañeros de trabajo. 

Si te has venido arriba con este post y quieres empezar ya a cambiar tus hábitos en el trabajo, aquí tienes 73 recetas sanas para comer en el trabajo de Directo al Paladar. 

 


 

 

Joaquín Calonge

Joaquín Calonge

joaquin.calonge@innn.es  / 

Formado en periodismo y especializado en marketing digital y social media, Joaquín combina las labores de copy con las de prensa y relaciones públicas. Su amplia formación le permite crear textos adaptados a la redacción web, siempre con la aportación de un sólido bagaje cultural detrás.

Avda. Málaga 4. Escalera D, ático. 41004, Sevilla. | +34 955 156 465 | ¿Cómo llegar a INNN?

info@innn.es +34 955 156 465

Un poco más de INNN en tu correo

Nos gusta compartir aquello que nos motiva y los trabajos de los que nos sentimos orgullosos. Si quieres, podemos enviártelos. Será poco, pero muy bueno.

Vive un Aprenday en INNN

¿Quieres venir a un Aprenday? Rellena este formulario y reserva tu plaza. ¡Te esperamos!

Plaza:

¿Podemos ayudarte con tu proyecto?

Contacta con INNN y nos pondremos de inmediato a trabajar en tu proyecto.